Reglamento Sanitario Internacional (2005)

Abogada. Prof. Magíster en Bioética y Derecho por la Universidad de Barcelona, Directora del Centro de Estudio e Investigación en Derecho Sanitario y Bioderecho de la Universidad Isalud.

Definición. El Reglamento Sanitario Internacional (2005)–RSI (2005)–, fue suscripto en la Asamblea Mundial de la Salud (AMS) por los titulares de los ministerios de Salud de los ciento noventa y seis Estados miembro de la Organización Mundial de la Salud (OMS), como producto del trabajo conjunto por la seguridad sanitaria mundial, reconociéndole a quien ejerce la Dirección General de la OMS la potestad de declarar las Emergencias de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII) y emitir al respecto recomendaciones temporales o permanentes a los Estados miembro para la adopción de medidas sanitarias que eviten la diseminación.

Fundamentación legal. La OMS dictó este reglamento conforme el artículo 21 de su Constitución que faculta a la Asamblea Mundial de la Salud (AMS) a adoptar reglamentos referentes –entre otros– a requisitos sanitarios y de cuarentena y otros procedimientos destinados a prevenir la propagación internacional de enfermedades.

Este tipo de reglamentos, según el artículo 22 de dicha Constitución de la OMS, entrará en vigor si los Estados lo aprueban y no le formulan reservas dentro del periodo fijado en el aviso que les comunica la OMS y no se requiere una ratificación legislativa para su entrada en vigencia en los países signatarios.

La República Argentina, al igual que la gran mayoría de los países que integran la OMS, aprobaron el RSI (2005), sin formular reservas, acordando desarrollar y/o mejorar su capacidad de detectar, evaluar y notificarle a la OMS los eventos de salud pública de importancia internacional que ocurran en su territorio, conforme a sus previsiones. La OMS cumple una función de coordinación del RSI (2005), y junto con sus organismos asociados (otros organismos o agencias internacionales especializados/as de las Naciones Unidas) apoya a sus Estados miembro para crear capacidades específicas, conforme a lo dispuesto en sus artículos 5º y 13, suministrando instrumentos, directrices, orientaciones y formación.

Antecedentes del RSI. Previa a la versión actual, rigió en los Estados miembro de la OMS el RSI del año 1969, que obligaba a notificar ciertos brotes y medidas predeterminadas en fronteras, para prevenir la propagación internacional de la enfermedad. Se limitaba a enfermedades transmisibles cuarentenables específicas: cólera, peste, fiebre amarilla, viruela, fiebre recurrente y tifus.

Ese instrumento, en el año 1973, se enmendó para incluir previsiones adicionales para el cólera y en el año 1981 se revisó para descartar la viruela erradicada, quedando como enfermedades notificables a la OMS sólo cólera, peste y fiebre amarilla.

Entre 1996 y 2005 la OMS y los Estados miembro trabajaron en su actualización y la nueva versión revisada se presentó para la aprobación a los ministros de Salud en la AMS el 23 de mayo del 2005.El RSI (2005) es más amplio que sus predecesores, insta al respeto de los derechos humanos de los posibles afectados y compromete a los Estados miembro a notificar, verificar riesgos y eventos y eventualmente a seguir las recomendaciones de la OMS, para prevenir o detener la propagación. Este instrumento enuncia las medidas de salud pública que incentivan una respuesta coordinada mundial como la contención de los riesgos en la fuente y ya no en la frontera, la mínima afectación al tráfico y turismo, la proporcionalidad de la respuesta al riesgo, reconociendo la importancia de contar para ello con una red mundial de información, de laboratorios y de colaboradores.

El RSI (2005) destaca su papel preventivo, de contención y reducción de riesgos, desde una perspectiva de solidaridad mundial y responsabilidad mutua, introduciendo nuevos lemas en la diplomacia de la salud global, centrada en la cooperación y la transparencia.

Finalidad del RSI. Es finalidad del RSI (2005) prevenir la propagación internacional de enfermedades, proteger contra esa propagación, controlarla y darle una respuesta de salud pública de forma proporcionada y restringida a los riesgos; evitando al mismo tiempo las interferencias innecesarias con el tráfico y comercio internacional. Ello incluye brotes de enfermedades emergentes (incluso las originadas por trasmisión alimentaria), o eventos susceptibles de propagación internacional derivados de desastres naturales, por la acción de agentes químicos o radionucleares o deliberados.

La OMS lleva declaradas varias ESPII tales como la referida a la gripe H1N1, el Ébola, el virus Zika, entre otras.
 

Contenidos del RSI

En sus sesenta y dos artículos, diez títulos y nueve anexos el RSI (2005) aborda los siguientes temas:

  • Título I: Definiciones, Finalidad y Alcance, Principios y Autoridades Responsables.
  • Título II: Información y Respuesta de Salud Pública.
  • Título III: Recomendaciones.
  • Título IV: Puntos de Entrada.
  • Título V: Medidas de Salud Pública.
  • Título VI: Documentos Sanitarios.
  • Título VII: Tasas Sanitarias.
  • Título VIII: Disposiciones Generales.
  • Título IX: Lista de Expertos del RSI, Comité de Emergencias y Comité de Examen.
  • Título X: Disposiciones Finales.

A través del RSI(2005) y los programas de la OMS para su implementación, se procura conformar un sistema de alerta y respuesta en salud pública internacional, que se aplicará para definir si se produce una ESPII, según surja del algoritmo de decisión contenido en el propio reglamento, en el artículo 10 y el Anexo II.

Cómo funciona el RSI. El RSI (2005), no solo es un instrumento jurídico sino que configura una de las seis prioridades de liderazgo del programa de trabajo de la OMS, cuyo objeto es promover la salud y el bienestar global. A través de múltiples programas, la OMS facilita la colaboración con asociados de distintos sectores y fomenta las iniciativas existentes en los Estado miembro, para fortalecer las capacidades básicas que les exige el Reglamento y los orienta sobre la forma de armonizar sus respectivos marcos jurídicos con el mismo.

Por su parte, los países convinieron cumplir diversas obligaciones que contribuyen a la vigilancia, la respuesta, la verificación y la notificación efectiva de esos eventos que podrían tener efectos en la comunidad internacional y la OMS les brinda su apoyo en pos de un sistema mundial de detección, alerta y respuesta en salud pública internacional.

Sistema mundial de detección, alerta y respuesta en salud pública internacional. El RSI (2005) formaliza un sistema de detección, alerta y respuesta internacional para cuando se produce un evento de salud pública importante, susceptible de propagación, que lidera la OMS, para coordinar eficazmente las operaciones de respuesta, gestionando y suministrando la información necesaria. El reglamento faculta a la máxima autoridad de la OMS –el/la directora/a general– a declarar el inicio y/o finalización de una Emergencia de Salud Pública Internacional (ESPII).

Áreas de trabajo para la aplicación del RSI (2005). Las siete acciones estratégicas para orientar la aplicación del RSI (2005), definidas por la OMS, son:

  • Impulsar las alianzas mundiales.
  • Fortalecer los sistemas nacionales de vigilancia, prevención, control y respuesta a las enfermedades.
  • Fortalecer la seguridad sanitaria en los viajes y los transportes.
  • Fortalecer los sistemas mundiales de alerta y respuesta de la OMS.
  • Fortalecer la gestión de riesgos específicos.
  • Respaldar los derechos, obligaciones y procedimientos.
  • Realizar estudios y vigilar los progresos realizados.
     

Cronograma. Si bien el RSI (2005) previó un cronograma de implementación progresivo de las capacidades básicas que le exige a cada Estado miembro desde su fecha de aprobación en 2005 al 15 de junio del año 2016, para su cumplimiento pleno, no todos los Estados miembro, han logrado cumplirlo en ese plazo. La situación suscitada en los países afectados con la reciente ESPII de Ébola, es un ejemplo de ello.

Los viajes internacionales. La OMS a través de la publicación titulada “Viajes internacionales y salud” (ITH), actualiza, anualmente, la difusión a profesionales médicos y de la salud pública información relevante para dar asesoría a los viajeros internacionales, sobre las zonas de riesgo y las medidas sanitarias exigidas por los respectivos países a tales viajeros.

Además, la OMS ayuda a los países a desarrollar la capacidad básica exigida por el RSI (2005) en puertos, aeropuertos y pasos fronterizos terrestres designados para limitar la propagación de riesgos de salud pública y, al mismo tiempo, minimizar la interferencia injustificada con los viajes y el comercio.

En ese sentido, la OMS desarrolla orientaciones y ofrece formación y ejercicios de simulación sobre el terreno y también suministra el listado de puertos autorizados para emitir certificados de sanidad a bordo.

Los eventos multitudinarios. Las concentraciones multitudinarias son eventos a los que asiste un número tal de personas que podría someter a una presión adicional a los recursos de la salud pública de una comunidad, un Estado o una nación para prevenir o gestionar eventualmente un evento de salud pública de importancia internacional. La OMS ofrece orientación a los países anfitriones de este tipo de eventos a planificar para llevar a la práctica tareas de preparación en el ámbito de la salud pública.
 

A quienes obliga el RSI

  • A la OMS, quien debe:
    • Cooperar con los países miembros para fortalecer sus sistemas de vigilancia de la salud pública y reforzar sus competencias profesionales.
    • Aplicar un enfoque de evaluación de riesgos que abarque a todos los tipos de peligros de salud pública que exigen una respuesta inmediata y pueden estar provocados por más de un factor de riesgo.
    • Orientar a los países a gestionar la comunicación de riesgos.
    • Facilitar la identificación de los agentes que intervienen en esos eventos.
    • Ayudar a los países a preparar sus informes anuales a la AMS y formular sus planes de acción nacionales para aplicar el RSI y desarrollar sus capacidades nacionales, mediante la colaboración directa con sus seis oficinas regionales, la OMS.
    • Efectuar recomendaciones temporales o permanentes ante eventos de salud pública de importancia internacional.
    • Convocar el Comité de Examen (para hacer el seguimiento del reglamento) o el Comité de Emergencia (ante una ESPII).
    • Declarar el inicio o fin de una ESPII, luego de haber efectuado las consultas pertinentes con el Estado afectado.
       
  • A los Estados Miembros quienes deben:
    •  Implementar, cumplir y monitorear de la aplicación del RSI (2005), a través de las siguientes actividades:
      • Establecer un Centro Nacional de Enlace (CNE) para notificar acerca de aparición de casos, resultados de laboratorio, número de casos y muertes debidos a una enfermedad o condición determinados, manteniendo comunicación de riesgos multisectoriales y multinivel.
      • Identificar la autoridad responsable nacional y de frontera.
      • Formar el recurso humano sobre derechos, obligaciones y procedimientos.
      • Designar puntos de entrada para desarrollo de capacidades y listarlos puertos autorizados a emitir las certificaciones.
      • Evaluar capacidades previstas en los Anexos I-A y B del RSI y su plan de acción para mantenerlas con la estimación de recursos financierospara detectar, evaluar y controlar eventos de salud pública de importancia internacional, sea en los niveles nacional, intermedio y local y en los puntos de entrada.
      • Desarrollar un plan nacional de emergencia y planes de contingencia ante eventuales ESPII.
      • Informar anualmente a la AMS sobre la situación de las capacidades básicas exigidas por el RSI (2005).
      • Respetar los derechos de los viajeros internacionales, preservando su dignidad, la confidencialidad de sus datos, sin discriminarlos, disponiendo las medidas sanitarias necesarias según criterios científicos y razonables, y brindando un trato adecuado, con seguridad en los procedimientos y requiriéndoles el consentimiento informado.
         
  • Otros organismos asociados, quienes deben:
    • Colaborar con la OMS, en general como organismos especializados de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
       
  • Los viajeros internacionales, quienes deben:
    • cumplir las medidas sanitarias y exhibir la documentación que les exigen los Estados miembro para cumplir con el RSI (2005), en sus viajes internacionales, según la legislación.
       

Bibliografía

OMS (octubre de 2006). Constitución de la OMS. Documentos básicos, suplemento de la 45ª edición.

OMS (2007). Informe sobre la salud en el mundo. Protección de la salud pública mundial en el siglo XXI: un porvenir más seguro.

OMS (2005). Reglamento Sanitario Internacional: 2ª edición. Disponible en http://www.who.int/ihr/es/
 

-----------------------------------------------------------------
Recibido: 11/07/2016; Publicado: 03/2017